PRESENTACION


Buenas a todos/as, con este blog queremos ir subiendo todo el material posible de grupos canarios de nuestros géneros musicales, pedimos colaboraciones, para así tener acceso a toda esa música que bien en su momento no tuvo mucho difusión ya hoy en dia descatalogada, pero también queremos que sea soporte para los nuevos grupos puedan promocionar su material a través de este medio. Cualquier duda etc... ponte en contacto.

lunes, 23 de junio de 2008

LOS CANARIOS - grandes exitos



DESCARGA

Inicialmente se hacían llamar Los Idolos, aunque al iniciar el viaje que realizaron a Estados Unidos, decidieron cambiarse el nombre a The Canaries, grabando allí su primer LP "Flying High With The Canaries".
En Septiembre de 1966 The Canaries retornaban a España tras un extenso periplo por los Estados Unidos y varios shows en Escandinavia. En el ínterin el productor Alain Milhaud los había visto tocar en "El Gran Musical", haciéndoles una propuesta contractual que se concretó definitivamente a su vuelta de los países nórdicos, donde perdieron al bajista Rafa Izquierdo, que se quedó a vivir en Suecia.
En Madrid hispanizaron su nombre, cambiándolo por el de Los Canarios, y de ahí salieron rumbo a Londres para grabar un disco, Three, two, one ah!, con arreglos y dirección de Reg Guest, que pasó sin pena ni gloria en España gracias a una inexistente promoción y a una nefasta distribución. Eso fue poco antes de las Navidades del 66 y seguían siendo cuatro: Teddy, que tenía 23 años, Tato 22, Germán 21 y Álvaro Yébenes, el nuevo componente, 20.
De vuelta a suelo español incorporaron una sección de metales, para definitivamente acondicionar su sonido a la música Soul. Dos de sus tres integrantes, los valencianos y hermanos Alfredo y Vicente Maiquez, provenían de una orquesta de baile conocida como los Cinco de España, con la que Los Canarios coincidieron durante una actuación en el club Versalles de Madrid. Ellos a su vez recomendaron al tercero, un gran trompetista y amigo extremeño llamado Nano Muñoz. Aquello empezó a sonar de maravilla, más aún cuando acoplaron un organista, Graham Bircumshaw, que venía de tocar con The Mode, un excelente grupo británico afincado en España.
Así estaban las cosas en 1967, año en que grabaron un tema que serviría como banda sonora del filme de Carlos Saura, Peppermint frappé, estrenado en las pantallas españolas en febrero del 68. De esta manera lograban meter cabeza en las listas de éxitos y darse a conocer, a la vez que se pateaban todo el circuito español de clubs, impresionando al público por su calidad y trempera en directo.No existía grupo español alguno que sonara como ellos. Además, los demás conjuntos reconocían unánimemente y sin tapujos el talento de Los Canarios, que era remachado con una disciplina casi espartana a la hora de los ensayos.
Por fin en 1968 llegó su mejor momento, de la mano de Get on your knees, un tema que en el verano de aquel año colapsó todas las emisoras de radio de España y también se convertía en un rotundo éxito en Radio Luxemburgo, que por entonces dictaba los movimientos de la música pop en Europa. Esta canción, escrita por Teddy, que narraba solapadamente las incidencias de una felación, jugando con el doble sentido de arrodillarse para rezar, les abrió definitivamente las puertas del éxito. Si para ellos fue un gran acontecimiento, no lo fue menos para su productor, Alain Milhaud, que además del Get on your knees logró situar otros dos temas en la cima de las listas españolas y europeas: Bring a little lovin´ de Los Bravos y Oh Lord, why Lord de Los Pop-Tops.
Tras un montón de años intentando llegar al número uno, ya fuera como Los Ídolos, The Canaries o Los Canarios, el grupo, que por fin había alcanzado la cima, quedó a los pies de los caballos cuando, primero Tato y luego Teddy, Germán y Álvaro se tuvieron que ir forzosamente a la mili.
El frenazo fue de órdago. Menos mal que Teddy dejó un par de temas grabados, con lo que su ausencia de la vida civil cotidiana no fue tan drástica. Hay que tener en cuenta que el servicio militar duraba casi dos años, y en ese tiempo el público, los medios y hasta tu propia familia se olvida irremediablemente de tu nombre. Las dos canciones de marras, escritas por Teddy y publicadas en un single, fueron de lo mejorcito que grabó el grupo en su espasmódica carrera: Child, un alegato antirracista con unos sorprendentes arreglos de cuerda de Jean Bouchéty, que Teddy cantó con una categoría fuera de la norma; y Requiem for a soul, dedicada al recientemente desaparecido Otis Redding, el rey de la música soul. Nunca un combo hispano se había acercado tanto a parcelas musicales que parecían vedadas para cualquiera que no fuera afroamericano.
Durante la ausencia militar, Alberto Gómez (ex-Top Son, ex-Adam Grup) reemplazó a Tato, Pedro Ample (ex-Grimm) a Teddy, Chimo a Germán, y Lennox Holness a Álvaro. A su salida del cuartel, Teddy volvió a coger el toro por los cuernos y Los Canarios grabaron el álbum, Free yourself, en el que se detectaron nuevos criterios musicales. Al finalizar su contrato con Alain Milhaud buscó una nueva discográfica, asociándose con el productor David Pardo, y compuso y grabó temas nuevos tan buenos como como Extra Extra!! y Reacción (1971), en los que ya intervenían Jean-Pierre Gómez (guitarra solista) y Félix Sierra (órgano).
Nada más arrancar 1972, entramos el francés Alan Richard (batería) y yo en la guitarra solista, a la vez que Álvaro Yébenes retornaba al seno de la banda. La sección de ritmo que formaban Alan y él era aterradoramente letal. Juntos grabamos un álbum en directo, Canarios Vivos, que contenía una revisión eléctrica y con sección de vientos del Cross road blues de Robert Johnson, pero poco después, en Mayo del 72, Teddy disolvía la banda para iniciar una nueva singladura de Los Canarios con otros músicos. Aquella decisión cayó muy mal al resto del grupo -yo me sentí muy triste, pero no llevaba tanto tiempo como ellos y había que joderse-, quienes al poco tiempo formaron Alcatraz.
Teddy y Alan invitaron entonces a unirse al grupo a los hermanos Jess y James Lamn, dos portugueses radicados en Bruselas, quienes en 1968 habían tenido un hit con un tema discotequero titulado Move. Ellos a su vez trajeron de Bélgica a Dennis Wallace (ex-Wallace Collection) para que tocase el violonchelo, pero al hombre, en medio de una gira del grupo, le empezaron a dar extraños arranques psicóticos y un día desapareció del mapa, así que me volvieron a llamar. Para entonces Teddy se había desecho de su guitarra y armónica y se le veía sobre el escenario rodeado de un sinfín de sintetizadores monofónicos, pianos y un melotrón, que nos traía por la calle de la amargura porque tendía a desafinarse. Tal vez era un instrumento demasiado delicado como para llevarlo de gira.
Durante todo el verano y parte del otoño recorrimos el país de cabo a rabo, pero la cosa no terminó de cuajar artísticamente con Jess & James, así que Teddy rearmó el grupo con la intención de grabar un ambicioso proyecto: el formidable álbum Ciclos (1974), considerada una de las obras cumbre de la progresía española. En ese disco, basado en Las cuatro estaciones de Vivaldi y que tuvo gran aceptación en los círculos progresivos europeos, participaron junto a Teddy y Alan Richard: Antonio García de Diego (guitarra solista), Christian Melliès (bajo) y Mattias Sanvelian (teclados). Poco después Teddy clausuraba definitivamente el grupo.
La relación entre Teddy Bautista, cantante, líder y compositor del grupo y su productor Alain Milhaud se fundamentó en el respeto mutuo y en la idea de propulsar en España y Europa el "Soul Music", en inglés y manufacturado por músicos españoles. Finalmente alcanzaron juntos el éxito, pero la mili de Teddy destrozó sus planes de continuidad.

No hay comentarios: